sábado, 14 de julio de 2012

Quintana Roo: Ya son 3 los muertos por explosión en hotel de Cancún

Con la muerte de otro trabajador, suman tres los que han perdido la vida en un hospital de la Ciudad de México, a consecuencia de una explosión que se registró en el hotel Secrets, de la zona hotelera, en donde 11 obreros resultaron heridos.

El accidente se registró el 4 de julio en el área de calderas de dicho hotel que se ubica a la altura del kilómetro 14.5 del bulevar Kukulcán.

El diagnóstico que hizo Protección Civil sobre las causas de la explosión fue una fuga de gas butano en los ductos de la instalación de las calderas.

Han pasado nueve días desde los hechos y hasta ayer la empresa responsable de los trabajadores no había informado sobre el fallecimiento de tres de ellos, que estaban considerados como los más graves.

Al día siguiente de la explosión fueron trasladados a la Ciudad de MéxicoÁlvaro García Cabrero Luis Fernando Paredes Chan, por las graves quemaduras que sufrieron. Posteriormente fue enviado otro lesionado, del cual no se proporcionó el nombre.

Una fuente dio a conocer que el mismo día que trasladaron a los heridos a un hospital especializado en el Distrito Federal falleció uno de ellos. El pasado martes murió Álvaro García Cabrero y ayer se dio a conocer sobre el fallecimiento del tercero, este murió por las mismas causas.

Se van a realizar los trámites para trasladar el cuerpo a esta ciudad y posteriormente enviarlo a un poblado de Mérida, de donde era originario.

El agente del Ministerio Público del Fuero Común (MPFC) aún no había sido notificado sobre las muertes de estas personas, extraoficialmente sabía únicamente del fallecimiento de Álvaro García.

La responsabilidad de reportar los decesos es del agente del MPFC que toma conocimiento en el Distrito Federal; muchas veces lo hace la familia, pero hay ocasiones que no.

Sin embargo, ayer fue instruido el agente del MPFC de la zona hotelera para que girara un oficio a la Ciudad de México y les notificaran de los fallecimientos.

El director de Protección CivilFélix  Díaz Villalobos, dijo que el hotel pagó la multa, se levantó la clausura y ya se encuentra operando.



Los hechos


La acumulación de gas en el cuarto de máquinas del hotel en construcción Secrets, ubicado en la zona hotelera, originó una explosión la tarde del miércoles 4 que dejó como saldo 11 trabajadores con quemaduras de segundo y tercer grado, tres de ellos de gravedad.

De acuerdo con el reporte del director de la Cruz RojaRicardo Portugal Zubieta, los lesionados fueron identificados como Mario Alberto Cupul Kauil, de 22 años; Luis Fernando Paredes, de 25 años;Fredy Fuentes, de 45 años; José Alfredo Chan Cumul, 34 años; Juan José Torres Landero, de 31 años y Noemí Mex Cahuich, de 17 años, ésta última fue atendida en el lugar de los hechos por una crisis nerviosa.

Portugal Zubieta dijo que estos lesionados fueron atendidos y trasladados a la clínica del IMSS de la Región 510, y presentaban quemaduras entre el 45 y 90% de su cuerpo.

Los que trasladó la ambulancia de Life responden a los nombres de Álvaro García Cabrera, de 32 años; Moisés Huicab Osorio, de 37 años; Fredy Moisés Sánchez Pool, de 32 años; José Asunción Pech Och, de 33 años; Rogelio Hernández Aguilar, 35 años, e Iván Montejo Castellanos, de 29 años, todos ellos fueron trasladados al IMSS de la Cobá.

Los lesionados que fueron reportados como graves son: Álvaro García Cabrera, José Asunción Pech Och y Mario Alberto Cupul Kauil.

Los hechos fueron reportados a las 15:47 horas de ayer, el número de emergencia 066 recibió una llamada de auxilio por una explosión en el hotel antes mencionado, que se localiza a la altura del kilómetro 14.5 del bulevar Kukulcán.

Corporaciones de rescate y seguridad (BomberosCruz RojaPolicía TurísticaLife) implementaron un operativo para auxiliar a los lesionados.

Ángel Riojas Moreno, testigo y encargado de la obra, dijo a la policía que de pronto se escuchó una explosión en el cuarto de máquinas, al verificar se percataron que el compresor que estaban utilizando para soldar estructuras metálicas tenía una fuga en las mangueras.

Al estar manipulando el soplete fue en ese momento que sobrevino la explosión. El director de Protección CivilFélix Díaz Villalobos, dijo que el accidente se dio, al parecer, por acumulación de gas por los trabajos de soldadura que estaban realizando los obreros.

El funcionario procedió a clausurar toda la construcción hasta que verifiquen y tengan los resultados de lo que sucedió en el lugar. También acudió el agente del Ministerio Público del Fuero Común (MPFC), para tomar conocimiento de los hechos e iniciar una investigación.



(Con información de Sipse.com)

Tijuana: Hermanos asesinados; los había "levantado"



Dos hombres se encontraron sin vida ayer en la madrugada en la colonia Planetario ubicada al Sur de la ciudad.
La Policía Municipal informó el hallazgo de los cuerpos de las víctimas de entre 25 y 30 años se dio alrededor de las 4:00 en un camino vecinal.
Extraoficialmente se identificó a los occisos como los hermanos Godínez Díaz, propietarios de una purificadora de agua en la colonia Tecnológico de Tijuana.
Un conocido de los hermanos contó a las autoridades ministeriales que ambos fueron “levantados” hace unos días, sin precisar mayores datos.
Ambos hombres tenían huellas de estrangulamiento. Los cadáveres fueron trasladados por personal del Servicio Médico Forense a la morgue, en donde se les practicará la necropsia de ley.
Más detalles
Con huellas evidentes de haber sido ejecutados mediante la asfixia por estrangulamiento se encontraron los cuerpos de dos sujetos, aparentemente hermanos entre sí, abandonados en un camino vecinal luego de que fueran privados de su libertad en fecha reciente.

Las autoridades municipales sólo los identificaron con los apellidos de Godínez Díaz, uno de ellos de entre 25 a 30 años de edad y de alrededor de 35 el restante, cuyos cadáveres semidesnudos fueron descubiertos a las 04:00 horas de ayer.

En torno a este nuevo crimen violento, presumiblemente perpetrado por integrantes del crimen organizado, la Procuraduría General de Justicia informó que los cuerpos se hallaron en un camino de terracería de la calle Milton Castellanos, de la colonia Planetario, en la periferia de la zona central.

En un espacio utilizado como basurero clandestino fueron localizados ambos cadáveres y a simple vista se les apreció como huellas de violencia física un surco completo alrededor del cuello que les dejó el instrumento con el que fueron privados de la vida mediante el ahorcamiento.

Pero también huellas de sujeción en ambas manos y como características físicas sólo se aporta de ambos como de complexión mediana y de 1.62 metros de estatura de uno y el restante de 1.80.

En forma extraoficial trascendió que ambos fallecidos regenteaban un negocio de llenado de garrafones de agua purificada en la delegación Mesa de Otay y recién habían sido privados de su libertad en la misma zona por un número indeterminado de sujetos fuertemente armados.

En la escena del doble crimen violento se apersonó el agente del Ministerio Público del Fuero Común para llevar cabo la fe ministerial de los cuerpos y ordenar el traslado de los mismos a la morgue del Servicio Médico Forense para la necropsia de rigor. Al cierre de esta edición las autoridades estatales comunicaron que ambos cadáveres aún permanecen en calidad de desconocidos, ya que no se ha presentado persona alguna para aportar la identidad oficial de los finados.
(Con información de El Mexicano y El Sol de Tijuana)

Quintana Roo: Incautan rancho a secuestrador



Elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) aseguraron un rancho de 12 hectáreas, ubicado cerca de la carretera, a la altura del entronque del poblado Melchor Ocampo de este municipio. Se presume que dicho lugar fue adquirido por Marco Antonio Alejo Soto con dinero del rescate obtenido por presuntos secuestros realizados con anterioridad. Mientras tanto, policías judiciales resguardan el sitio.

Lo anterior derivó de la línea de investigación que la Policía Judicial del Estado (PJE) realiza por el caso de secuestro, marcado con el número de averiguación previa 057/5-2012.

En el predio se encuentra construida una vivienda de madera y lámina, así como un cobertizo, que muestran señales de haber sido adquiridos hace no mucho tiempo.

Cabe resaltar que esta línea de investigación se estableció al ser secuestrado A.H.P.R., hijo de un líder cañero, el pasado 14 de mayo, y que el pasado 11 de julio llevó a la captura del líder de la banda de secuestradores, Marco Antonio Alejo Soto; según indagatorias hechas por elementos de la Policía Judicial, el rancho pertenece a esta última persona.

Por lo pronto, durante la inspección realizada por los elementos policíacos en el interior de la propiedad y la vivienda, se pudo constatar la existencia de herramientas para el cuidado del rancho.

El operativo estuvo a cargo del director de la PJE, Fredy Castro Piña, y mientras tanto, elementos de esa corporación permanecerán en el sitio que se encuentra en calidad de asegurado, hasta que el caso de secuestro sea resuelto por completo.



(Con información de Sipse.com)

Edo. de México: Violación masiva durante un retiro (Video)

Un retiro espiritual juvenil se convirtió en un verdadero infierno para 85 personas, la gran mayoría menores de edad, que acampaban en una zona boscosa de Ixtapaluca, Estado de México.

Cerca de la medianoche del jueves, una banda de 13 personas, entre ellos una mujer, llegó al Parque Ecológico Colibrí, ubicado en una zona boscosa, donde acampaban los jóvenes desde el lunes, y amagaron con sus armas a todos.

De acuerdo con el testimonio del padre de una de las menores, siete de las jovencitas fueron atacadas sexualmente; dos de ellas, menores de edad, fueron violadas y el resto de ellas sufrió otras vejaciones.

La pesadilla duró tres horas, lapso en el que los mantuvieron amenazados mientras los despojaban de celulares, alhajas, dinero en efectivo y dos vehículos. 

No fue sino hasta ayer por la mañana cuando los líderes del grupo pudieron entablar contacto telefónico con sus familiares, quienes enviaron dos camiones para regresarlos.



Más detalles

Un retiro espiritual juvenil se convirtió en un verdadero infierno para 85 personas, la gran mayoría menores de edad, que acampaban en una zona boscosa de Ixtapaluca, Estado de México.

Cerca de la medianoche del jueves, una banda de 13 personas, entre ellos una mujer, llegó al Parque Ecológico Colibrí, ubicado en el poblado Llano Grande, donde acampaban los jóvenes desde el lunes, y amagaron con sus armas a todos.

Llegaron de golpe y disparando al aire. Así rompieron con la tranquilidad del retiro.

Fueron horas de terror, en las que no sólo despojaron a las víctimas de sus pertenencias, también abusaron sexualmente de siete mujeres, dos de ellas menores de edad, fueron violadas, relató el padre de una de las víctimas.

La pesadilla duró por lo menos tres horas, lapso en el que los mantuvieron amenazados mientras los despojaban de celulares, alhajas, dinero en efectivo y dos vehículos.

Las detonaciones sacudieron a todos, relató una de las 85 campistas, mientras esperaba a que sus amigas declararan en el Ministerio Público.

"Empezaron a disparar en el centro del valle, empezaron a sacarnos de las tiendas de campaña y ponernos en un punto de reunión, con las manos en la nuca boca bajo", describe una de las jóvenes que estaba afuera del Centro de Atención Ciudadana de Ixtapaluca.

El grupo estaba distribuido en nueve tiendas de campaña pequeñas y una carpa de lona grande con el equipaje de las 85 personas.

El comando separó a las niñas de los hombres y después colocó a todos boca abajo.

"Empezaron a golpear, pidieron que se parara la representante; la persona que iba moviendo a las personas la agarraron y fue a la que llevaban de tienda en tienda para que sacara celulares dinero, todo lo que lleváramos", continúa el relato.

El miedo y el frío arreciaban. Algunas de las niñas pidieron ir al baño. Solicitaron cobijas que, a regañadientes, los agresores les dieron.

Cuando alguien intentaba levantar la mirada, de inmediato era obligado a bajar la cabeza con la culata de las escopetas. Mientras, los ladrones fumaban y bebían.

El campamento de verano era la última actividad del grupo de jóvenes cristianos que se reúne cada sábado en parques de Coapa.

El año pasado la sede también fue "El Colibrí" y no tuvieron contratiempos. Esta vez llegaron desde el lunes y pretendían permanecer una semana.

"Mi hija ya llevaba varios años ahí (en el grupo), desde chiquita, desde que tenía 14 años, hasta ahora que tiene 19. Nos habló ella por teléfono hoy (jueves) en la mañana, de los acontecimientos que habían pasado", relató el padre de una de las víctimas.

El complejo se ubica a la altura del kilómetro 56 de la Carretera federal México-Puebla. De la pluma de acceso al punto del campamento los separaban 7.5 kilómetros, una zona sin cobertura telefónica.

"Dentro de la zona no hay ninguna seguridad. El señor Juventino se encarga de abrir y cerrar la pluma; era su mes de encargado", explica una de las organizadoras del campamento.

"Él nos dijo que todo iba a estar seguro, que no iba a pasar nada, que era el único responsable de todos los autos que entraban y salían porque era la única persona que podía manejar el candado".

No fue así. O los atacantes ingresaron por otro lugar o tenían llave del candado, ya que éste nunca fue violado.

Cuando tenían en su poder el dinero y las pertenencias de los campistas, pidieron las llaves de dos autos particulares propiedad del grupo.

Los salteadores dejaron instrucciones claras: cuando se retiraran, las víctimas tenían que permanecer hasta las 06:00 horas o volverían para matarlos.

Por lo que no fue sino hasta ayer por la mañana cuando los líderes del grupo pudieron entablar contacto telefónico con sus familiares, quienes enviaron dos camiones para regresarlos.

Juan Carlos Palafox, representante legal de los afectados, indicó que por la forma en que operaron los agresores, suponen que se trataba de un grupo muy organizado que conoce el lugar.

El grupo cristiano está integrado en su mayoría por jóvenes del Sur del Distrito Federal y su base de acción es Coapa.

Un Chevy, un Pontiac, 40 celulares, 40 cámaras fotográficas y de video y poco más de 15 mil pesos en efectivo fue el botín.

Anoche, las menores atacadas rendían declaración en el Centro de Atención Ciudadana Ixtapaluca, dependiente de la Procuraduría mexiquense.

“Quédate quieta y cállate”

Era ya de noche cuando Anabel, una niña de 13 años, esperaba a su amiga Diana afuera de la letrina que sus compañeras del campamento católico montaron en un llano del ejido Pinagua.
Estaba oscuro y hacía mucho frío, cuando vio acercarse a un hombre vestido de negro y le preguntó “¿Quién eres?”, sin esperar lo que venía: “¡Quédate quieta y cállate, pendeja!” Así empezó la ruta de más de nueve horas de pesadilla.
“Bájate, pero despacio y si te bajas corriendo te doy un balazo”, le ordenó el hombre, uno de los 12 que integraban el comando que asaltó, la noche del jueves, la acampada del Movimiento de Juventudes Cristianas. El campamento, de unos 300 metros cuadrados, fue instalado a las nueve de la mañana del pasado lunes dentro de este paraje, en el ejido San Martín Cuautlalpan, municipio de Valle de Chalco, Estado de México. La zona colinda con el parque turístico "El Colibrí", un rincón que combina llano y bosque y cuya entrada, en el kilómetro 56 de la carretera México-Puebla, está marcada por un arco de piedra.
Y uno de ellos estaba ahí, sobre un montículo elevado, afuera de la letrina, amenazando a Diana y Anabel.
Sin voltear atrás, ellas corrieron hacia el campamento donde encontraron algo peor: afuera de las nueve tiendas de campaña, estaban bocabajo y quietas sus 74 compañeras —mujeres de entre 12 y 18 años— más el grupo de 11 invitados, todos varones. Anabel vio a cada una de sus colegas que formaban parte de los eslabones Java, Córcega, Escocia, Fidji, Ellesmer y Nanshan, células de organizaciones más grandes dentro del movimiento juvenil católico, llamadas cadenas: “ Las mujeres estaban en un círculo y los hombres en hilera. Todos estaban con una persona que les estaba apuntando”.
No pudo ver más. El hombre le exigió que se mantuviera agachada. “Me puse a rezar y me dijeron que me callara. Recé sin abrir la boca”.
Uno del comando disparó al aire. Otros le siguieron y pidieron que les dieran todo objeto de valor: joyas, celulares, arracadas, dinero. Uno de ellos preguntó quién era la jefa y una de las representantes del grupo —de las mayores—, se levantó. Guiados por ella, los agresores entraron tienda por tienda y hurgaron en las mochilas hasta juntar el botín: 15 mil pesos en efectivo, 40 teléfonos celulares y 40 cámaras de video. No estaban satisfechos.
“¿Quién más trae celular?”, gritaron. Anabel no pudo dejar su honestidad a un lado: “Yo”. Un hombre la llevó a la tienda. La pesadilla se volvió infierno.
—¿Cuántos años tienes? —le preguntó uno de ellos, que portaba chamarra naranja y tenía el rostro cubierto con un paliacate rojo.
—Doce, mintió ella, pensando que tendría piedad.
—Está bien.
Y enseguida sintió sus manos tocándola con violencia en la vagina, los pechos y el trasero. Ella temblaba sin contener el llanto. “Ni aguantas nada”, le dijo él en el oído. Después la pateó en el estómago y las nalgas. “Ni aguantas nada”.
Dos de sus compañeras también fueron llevadas a las tiendas. Al final, siete fueron agredidas sexualmente; tres de ellas, con penetración.
Anabel no sabe bien qué pasó instantes después. Lo que sí recuerda es verse de nuevo bocabajo, en el frío, junto a sus compañeras. Los hombres fueron golpeados también. A uno de ellos, de los mayores, un agresor le colocó su pistola entre las piernas y cortó cartucho.
—¿Con que no son maricones? Pues esta noche se van a hacer.
Accionó el gatillo. La bala no salió.
Los agresores les hicieron una advertencia: “Quédense hasta las seis, porque otros más locos sí los van a matar”. Y también les dieron una explicación: “Todo por votar por ese mariconcito como presidente”.
De pronto hablaban en dialecto. “No se les entendía”, relató Anabel. Y entre ellos, una mujer: “Escuché que se reía y que uno le dijo ´sosténme esto, mi amor’”.
El comando se fue alrededor de la una de la mañana. Se llevaron también un Chevy y un Pontiac. Aunque el acceso oficial es solo por una puerta de candado, que abre desde hace un año don Juventino —un hombre elegido por cuatro organizaciones de ganaderos—, hay otras rutas por las que pudieron haber salido.
De acuerdo con guardias comunales de Ixtapaluca y Río Frío, a esa zona también se llega por caminos desde Tlalmanalco, Amecameca y San Martín Texmelucan. Las primeras investigaciones arrojaron que, a 200 metros del campamento, se encontraron amarres de caballos: desde ahí pudieron haber visto el campamento los agresores que, esa noche del jueves, decidieron llevar a cabo el ataque.
Siete y media de la mañana del viernes. En medio de un frío atroz, las mujeres de la jefatura ordenaron a las jovencitas y los invitados que se colocaran sus tenis, tomaran una cobija y comenzaran el descenso de siete kilómetros y medio hasta la carretera.
Ahí, algunos pobladores de la zona las encontraron llorando y tiritando de frío.
Les dieron chocolate y café caliente. Una de ellas sacó un celular que mantuvo oculto y con él, llamó a los padres de familia. La denuncia en el MP se prolongó hasta la noche.
Durante la mañana del sábado, agentes de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México acudieron al lugar para levantar pruebas y recoger el resto de las pertenencias de los jóvenes. A kilómetros de ahí, cerca de su casa, Anabel se aferra a una ranita de peluche que le acaban de regalar sus padres y afirma que ya no quiere nada más: ni volver a ese lugar ni a otro campamento.
Denuncia
Con respecto a los hechos ocurridos en el municipio de Ixtapaluca, en el Parque El Colibrí, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) informó que,  el viernes 13 de julio, la encargada de un campamento juvenil se presentó ante la Agencia del Ministerio Público de Ixtapaluca a denunciar que un grupo de aproximadamente 12 personas armadas irrumpió en el Parque El Colibrí, lugar donde alrededor de 90 jóvenes acampaban.
El grupo armado sometió a los integrantes del campamento varias horas; durante el tiempo que permanecieron en el lugar abusaron sexualmente de siete menores y golpearon a varios jóvenes.
Después de estos hechos, los agresores se retiraron del campamento del cual sustrajeron varios objetos, además de que se llevaron dos vehículos.

Al respecto el gobernador Eruviel Ávila Villegas expresa su más enérgica condena y desde el primer momento instruyó a la procuraduría mexiquense y a las áreas de gobierno realizar todas las acciones que sean necesarias para la debida atención y protección de las víctimas, como lo es apoyo legal, médico y psicológico.

De igual forma, el Ejecutivo Estatal se ha comprometido con el representante legal de las víctimas, con quien mantiene comunicación permanente, a que los responsables sean detenidos y reciban un castigo ejemplar.
La PGJEM ha realizado todas las diligencias correspondientes para dar con los responsables. Ya se cuenta con retratos hablados, se han realizado los dictámenes respectivos, y ya se cuenta con dos líneas de investigación sobre la identidad de los responsables, mismos que son apoyadas por el área de inteligencia de la Institución.
En cuanto a la atención de las víctimas, personal de la Subprocuraduría para la Atención de Delitos Vinculados a la Violencia de Género, de la Secretaría de Salud y el Consejo Estatal de la Mujer y Bienestar Social se han sumado al grupo que brindará toda la atención que requieran cada una de las víctimas, con cuyo representante legal se mantiene una estrecha colaboración.
Para estar mejor enterado:
Edo. de México: Cae sospechoso de violación en retiro
 
(Con información de Zócalo Saltillo, TV Bus, Milenio.com y Noticieros Televisa)

Sinaloa: Ejecutado en Culiacán


A las 02:45 horas se reportó una persona muerta a balazos. Los hechos ocurrieron entre calle Rosales y Primera Cerrada en la colonia Las Quintas.
El occiso, quien vestía con camiseta blanca, short y tenis, fue identificado como Cesar Eduardo Castillo Angulo de 47 años con domicilio en Infonavit Humaya.
En el lugar se encontraron cuatro casquillos calibre 9 militmetros.
El cuerpo fue levantado a las 03:50 horas para posteriormente ser trasladado al Semefo.
(Con información de El Debate.com.mx)

Lo más leído y comentado