viernes, 11 de mayo de 2012

Sinaloa: Identifican a 4 de los 5 calcinados en Guamúchil


Esta mañana se rescataron en nosocomios de la ciudad, los nombres de tres personas que resultaron heridas de bala durante el enfrentamiento entre militares y sicarios durante el 10 de mayo. Los civiles heridos responden a los nombres de Mario Montoya, de 49 años, de la colonia Solidaridad; Joaquín Israel Espinoza Sauceda, de 29 años, de la Pedro Infante, y Marielena Sánchez López, de 32 años de edad, del fraccionamiento Lomas de Sol. El nombre del ministerial herido aún no se ha dado a conocer.

Gobernador no descarta relación con los enfrentamientos de Choix

Por su parte el gobernador del estado, Mario López Valdez, declaró esta mañana en referencia a los enfrentamientos ocurridos en día de ayer el Guamúchil, que dejó el saldo de cinco sicarios abatidos mismos que vestían ropa tipo militar, que ignora si el grupo de gatilleros son provenientes de otro estado pero no descarta que estos hechos pudieran estar relacionados a los pasados enfrentamientos ocurridos en Choix.

El mandatario agregó que estos hechos violentos son consecuencia del fuerte golpe que se le está dando al crimen organizado, por lo que no se debe crear una psicosis entre los habitantes por los sangrientos hechos que han ocurrido en las últimas semanas en el estado, principalmente en la zona norte.

Identifican a presuntos gatilleros muertos en enfrentamiento

Cuatro de los presuntos sicarios que murieron calcinados en una camioneta tras enfrentarse con elementos del Ejército ya fueron identificados; se habla de que el quinto es líder de una organización criminal en la región del Évora.

Se trata de José Ernesto Díaz Torres y José Natanael Ortiz Zavala, de quienes se desconoce más datos generales, ambos con domicilio en la colonia Las Cucas en Culiacán.

Asimismo, Adrián López Ortiz, alias El Mojarras, originario de Badiraguato y Guadalupe Santiesteban López, de Las Aguamitas Navolato.
El quinto de los hoy occisos no ha sido identificado de manera oficial, pero ha trascendido que se trata del cabecilla de una célula criminal en la región del Évora.

El quinto podría ser “El Cholo”, lugarteniente de “El Chapo”
El quinto sicario que murió calcinado en una camioneta blindada, luego del enfrentamiento contra efectivos del Ejército en el municipio de Salvador Alvarado, podría tratarse de Héctor Arnulfo Cárdenas Quiñónez y/o Javier Payán Guerra y/o Orson Iván Gastélum Cruz, mejor conocido como “El Cholo”, presunto integrante del “Cartel de Sinaloa” que comanda Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera.
Este sujeto, que es catalogado por las autoridades como un criminal de alta peligrosidad, se fugó del penal de Culiacán el mes de agosto del año 2009, según reportes policiacos.
Los otros cuatro gatilleros que fallecieron por la carretera Internacional México 15, en las inmediaciones de la ciudad de Guamúchil, fueron identificados como José Ernesto Díaz Torres y José Natanael Ortiz Zavala, vecinos de la colonia Las Cucas, en Culiacán, así como Adrián López Ortiz, “El Mojarras”, originario de Badiraguato, y Guadalupe Santiesteban López, de Las Aguamitas, Navolato.
En la unidad donde murieron estos sujetos, efectivos militares encontraron un fusil antiaéreo tipo Barret, calibre .50 milímetros, además de varios fusiles.
(Con información de El Debate.com.mx y El Blog del Narco)

Jalisco: Ya son 9 los identificados en matanza


Hasta el momento ya suman nueve personas identificadas cuyos cadáveres fueron localizado con otros nueve, en dos vehículos en el municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos el pasado miércoles.
Carlos Jesús Martínez Delgado, estudiante del quinto semestre de ingeniería, David Martínez Velázquez, recién egresado de la preparatoria, de 18 años de edad; los meseros, Juan Luis Sandoval Camarena de 26 años, Miguel Ángel Mata Barragán de 25 años y Jonathan Daniel Martínez Ríos de 17 años, todos originarios de Chapala.
Huberto Zenteno Sánchez de 25 años de edad y Julio César Arana Aceves, éste último viajaba en una motocicleta la cual fue localizada en el malecón de Chapala. Ambas personas eran de San Luis Soyatlán, otro municipio situado en la zona ribereña.
Asimismo, fue identificado Abel Paz Enciso de 25 años de edad quien vivía en Chapala pero era maestro de baile en una escuela primaria. Elías Flores Hernández de 50 años de edad, de oficio albañil quien fue levantado cuando salía de trabajar de una construcción en Ajijic junto con un familiar que logró escapar.
Otros cadáveres cuyas identidades ya se conocen pertenecen a Carlos Jesús Martínez Delgados, de 20 años, y su primo Gustavo David Martinez Pérez, de 18 años de edad. Ambos estaban en una tienda Oxxo ubicada en la carretera que conduce a Ajijic cuando fueron privados de su libertad.
Aparte la policía estatal informó que Ixtlahuacán de los Membrillos, fue localizada una casa de seguridad rodante en donde probablemente tuvieron cautivos a algunas víctimas, ubicada en la calle Privada El Cerrito número 19, en la delegación San Nicolás de Ibarra.
Ahí fueron asegurados siete fusiles AR-15, tres fusiles AK-47 o “Cuernos de chivo”, además de una pistola del calibre .45, otra más del .38 súper y dos más del calibre 9 milímetros.
También se encontraron cinco granadas de fragmentación, 34 cargadores para AK-47, siete para el fusil AR-15, y cinco bolsas con balas de diferentes calibres que no han sido cuantificadas, más dos esposas. Seis gorras, una sudadera con logotipos policiales, tres pasamontañas, tres fornituras y cinco radios comunicadores tipo policiacos fueron encontrados también en el lugar del hallazgo de los cuerpos.
(Con información de El Economista.mx)

Edo. de México: 2 ejecutados en Iztapaluca

Con visibles huellas de tortura; amarrados, degollados y sin orejas, fueron hallados los cuerpos de dos hombres en calles de la colonia El Pilar, uno era elemento en activo de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), informaron autoridades ministeriales. 

El policía de la SSC, fue identificado como Juan Manuel Sarmiento Palma, elemento efectivo de la dependencia estatal.

Los informes de la Procuraduría de Justicia del Estado de México señalan que durante las primeras horas de hoy, recibieron el llamado de auxilio de los vecinos en donde se avisaba de que atrás de la empresa El Pilar, se encontraron los cuerpos de dos personas cubiertas con una lona. 

Los cuerpos se encontraron amarrados de los pies; uno vestía playera gris, pants negro y zapatos negros; el segundo playera negra, pantalón de mezclilla azul y tenis blancos. Ambos presentan índices de violencia, golpes múltiples en todo el cuerpo y los rostros desfigurados. 

De los hechos dio fe la agente del Ministerio Público adscrita al primer turno, informó la Secretaría de Seguridad Ciudadana. 

También arribó al lugar el comandante de la Policía Ministerial y la médico legista, así como personal de criminalística de la Procuraduría de Justicia del Estado de México. 

Las autoridades ministeriales informaron que por la forma de haberles privado de la vida, se puede hablar de un ajuste de cuentas por parte de integrantes de alguna organización delictiva, sin embargo, esta es una de las hipótesis a seguir para aclarar el doble homicidio. 

La subdirección la SSC de la región de los volcanes confirmó que unas de las víctimas era elemento en activo de la Secretaría, mientras que el otro cuerpo permanece como desconocido en el anfiteatro del centro de justicia. 

Las investigaciones señalan que al parecer fueron "levantados" la noche del jueves y luego de torturarlos, los degollaron para después tirar los cuerpos atrás de la empresa El Pilar. El policía asesinado se suma a los otros diez en esta parte de la entidad sin que al momento se aclaren el resto de los eventos violentos.



(Con información de El Mexicano)

Jalisco: Caen 4 involucrados en matanza


Los detenidos son Ramón Parada, de 44 años; César Alejandro Rodríguez, de 20; Héctor Manuel López, de 31, y Milton Eribaldo Castro, de 21. Foto: EFE
La policía del estado mexicano de Jalisco arrestó a cuatro presuntos autores de la matanza de 18 personas, cuyos cuerpos fueron encontrados el pasado miércoles en una carretera próxima a la ciudad mexicana de Guadalajara, informaron hoy fuentes oficiales.
La Secretaría de Seguridad Pública de Jalisco informó en un comunicado de la detención de cuatro personas con armas y droga en el municipio de Tala, quienes fueron vinculadas con el secuestro y homicidio de las 18 personas en ese estado.
La dependencia precisó que los detenidos presuntamente trabajaban a las órdenes de Juan Carlos Antonio Mercado, alias "El Chato", y que "en su conjunto están vinculados a los 'levantones' (secuestros) y cautiverio de personas en la delegación de Ahuisculco, municipio de Tala".
"Los sujetos dijeron conocer desde hace varios años a 'El Chato', al que señalaron como un individuo violento y de los que encabezaron los plagios de diversas personas en la región", explicó Seguridad Pública.
Añadió que se confirmó que uno de los detenidos utilizó una tarjeta bancaria de una de las personas secuestradas para sacar dinero de un cajero automático.
El miércoles pasado las autoridades de Jalisco encontraron en varias camionetas en una carretera cercana a Guadalajara los restos de 18 personas, algunas de ellas decapitadas y todas mutiladas.
Las autoridades indicaron que las víctimas formaban parte de un grupo más amplio de personas que habían sido secuestradas y que iban a ser asesinadas, aunque una docena de ellas logró escapar de sus captores.
Los detenidos son Ramón Parada, de 44 años; César Alejandro Rodríguez, de 20; Héctor Manuel López, de 31, y Milton Eribaldo Castro, de 21.
La Secretaría recordó que se logró también detener el pasado martes a Laura Rosales, de 25 años, quien fue reconocida plenamente por las personas que escaparon del cautiverio.
"Dicha mujer habitaba el domicilio en donde mantenían en cautiverio a varios hombres a quienes darían muerte", precisó la dependencia.
Asimismo, en un domicilio la policía decomisó 10 rifles de asalto AR-15 y AK-47, además de cuatro pistolas y cinco granadas de fragmentación.
De acuerdo con las autoridades, las matanzas se deben a los enfrentamientos entre el “Cártel de Sinaloa”, que encabeza Joaquín "El Chapo" Guzmán, quien disputa numerosos territorios al grupo de “Los Zetas”, el cual había sido el brazo armado del “Cártel del Golfo”, con el cual rompió para disputarle el control y la venta de droga.
Ambos grupos criminales han mantenido cruentos enfrentamientos en las últimas semanas, el último de ellos en Nuevo Laredo, en el estado de Tamaulipas, noreste de México, donde fueron encontradas 23 personas asesinadas, aparentemente de ambos grupos.
En el caso de Jalisco, el pasado 24 de noviembre aparecieron en Guadalajara los cadáveres de 26 personas dentro de tres vehículos abandonados en una céntrica avenida de la urbe, la segunda ciudad más poblada de México.
En los últimos cinco años han sido asesinadas o fallecido en este país cerca de 50.000 personas en hechos vinculados con el crimen organizado. Muchas de esas víctimas han perecido por peleas entre bandas rivales.

Más detalles

Cuatro hombres más fueron detenidos en el municipio de Tala por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE), por su presunta relación con la privación ilegal de 12 personas que fueron rescatadas de una casa de seguridad.

En la base central de la SSPE, fueron presentados los hombres que fueron detenidos a las 03:45 horas de este viernes, en el cruce de Jesús Carranza y Cuauhtémoc, en la Colonia La Capilla del citado municipio.

El director operativo de la Policía del Estado, Fernando Andrade Vicencio, explicó que los cuatro hombres fueron arrestados tras ser sometidos a una revisión preventiva.

"Platicando con estas personas, manifiestan tener relación en el secuestro de 12 personas que fueron liberadas en el municipio de Tala y nos dan alguna referencia de algún retiro de efectivo en un cajero automático, con una tarjeta que pertenece (...) a uno de los afectados", explicó el jefe policiaco.

Además uno de los detenidos apodado "El Moco" acompañó al jefe de una célula presuntamente de Los Zetas, a un banco para retirar dinero, con la tarjeta perteneciente a la víctima y fueron grabados en el momento de la transacción por las cámaras de la institución financiera.

El directivo de la Policía estatal mencionó que uno de los detenidos refiere que esta persona (El Moco) acompañó al jefe del grupo al cajero y al cual le apodan "El Chato", además de que se comprobó su relación con él.

Los cuatro detenidos manifestaron haber participado en alguno de los "levantones" de las víctimas que fueron rescatadas el 8 de mayo de una casa de seguridad, ubicada en el poblado de Ahuisculco, municipio de Tala.

"Que sí participaron en algunos de los 'levantones' e  iban a depositarlos a la casa de Tala de donde fueron rescatados", aseguró el jefe policiaco.

En las declaraciones de los detenidos explicaron que el hombre apodado "El Chato" era uno de los jefes de la célula de “Los Zetas” que operan en el citado municipio y el cual responde al nombre de Juan Carlos Antonio Mercado, quien tiene antecedentes penales por daño en propiedad municipal.

Detenidos en la Colonia La Capilla en Tala


Ramón Parada Talamantes, de 44 años, vecino de la Colonia La Higuera, y quien dijo conocer al "El Chato", aseguró que no tenía ninguna relación con él; además comentó que él trabaja para el “Cártel de Jalisco Nueva Generación” como distribuidor de drogas y que su jefe es un hombre que vive en Amatitán, conocido como "El Borre".  Además Parada Talamantes ha estado detenido por delitos contra la salud.

César Alejandro Rodríguez Cervantes, apodado "El Moco" de 20 años, quien aceptó ir a un cajero automático a retirar el efectivo, con una tarjeta propiedad de una las víctimas privadas de su libertad, es vecino de la Colonia Los Barrancones.

Héctor Manuel López Santisvais, apodado "El Chera" de 31 años de edad, quien dijo trabajar en el Ayuntamiento de Tala como fontanero, y explicó que conoce a "El Chato" y que éste lo amenazaba a él y a una hermana, con pistola para meterse a esconder a su domicilio. "El Chera" tiene antecedentes penales delitos contra la salud, en su modalidad de posesión de mariguana y robo a negocio.

Milton Eribaldo Castro Vega, de 21 años, quien dijo conocer al "El Chato", pero no trabaja para él.

Armas de aseguradas,  drogas y vehículo:

-Una pistola calibre 9 milímetros, abastecida con tres balas

-Una pistola calibre 32 milímetros, abastecida con tres balas

-Una pistola calibre 45 milímetros, abastecida con seis balas

-Dos costales con 20 dosis de mariguana y 30 kilos más

-Dos 30 gramos de crystal

Un auto Chevrolet Impala gris, con placas de circulación JJC-4456

Planeaban matar a 50

El cártel de los Zetas” planeaba ejecutar a 50 personas, antes del “Día de las Madres” y abandonar sus cuerpos en diferentes partes de la zona metropolitana.
La información se desprende de las declaraciones de Laura Rosales Sánchez, la mujer detenida tras la liberación de un grupo de 12 personas que se encontraban secuestradas y recluidas en una casa de seguridad en el poblado de Ahuisculco, en el municipio de Tala y que estaban a punto de ser sacrificados en el mismo operativo donde se dio muerte a 18 hombres, cuyos cadáveres aparecieron abandonados en dos vehículos asegurados en las inmediaciones de la carretera Chapala-Guadalajara, el pasado miércoles 9, en el municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, a la altura del kilómetro 25.
El testimonio coincide con los señalamientos hechos ante elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, por personas que fueron liberadas por las autoridades el martes 8 en Tala. La acción formaba parte de un acto de venganza por el asesinato 23 personas, el día cuatro de mayo, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, y cometido presuntamente contra los Zetas, según la información difundida por autoridades de la Procuraduría General de Justicia del estado.
En algunas de sus declaraciones ministeriales, los liberados en Ahuisculco refirieron que el presunto autor intelectual de la masacre en Ixtlahuacán de los Membrillos es un sujeto apodado El Terrillo, quien presuntamente encabeza una célula de Los Zetas en la ribera de Chapala y que tenia la encomienda de organizar esa masacre.
También se indica que varios de los liberados lograron escapar de sus captores, en un momento en que la mujer que los vigilaba, Laura Rosales, se quedó dormida y ellos pudieron desamarrarse, para escapar y pedir ayuda a los vecinos del poblado de Ahuisculco.
(Con información de Terra, Informador.com.mx y Proceso.com.mx)

Peña Nieto y su amarga lección en la Ibero (Videos)

Enrique Peña Nieto detonó la indignación de los estudiantes de la Universidad Iberoamericana cuando buscó justificar su actuación en la represión de San Salvador Atenco en 2006. Adelantó con ello lo que podría ser su gobierno en caso de llegar a la Presidencia de la República.
Por vez primera, desde que inició su campaña, Peña Nieto se vio ante un electorado real; las cámaras de televisión dejaron de favorecerle, la imagen del dicharachero, coqueto y activo a la hora de tomarse fotos con las mujeres, se desvaneció. Se evaporó.
Peña Nieto pospuso en más de una ocasión su visita a la Iberoamericana; buscó en su lugar los reflectores del programa de espectáculos de Maxine Woodside, pero este viernes, engallado por haber salido ileso de la entrevista con Carmen Aristegui, pisó territorio iberoamericano.
Desde su llegada a la Ibero, el aspirante priista fue abucheado por unos y vitoreado por otros; y aunque los estudiantes lo evidenciaron por su pobre lenguaje y su desconocimiento de algunas palabras (entre ellas la de “anomia”), los primeros minutos el mexiquense se mantuvo ileso.
Incluso echado para delante, decidió utilizar sólo 20 de los 40 minutos que tenía como exposición “para dar más tiempo a las preguntas”.
En todo el tiempo el fantasma de Atenco lo persiguió pero no atendía las preguntas. Ya se había despedido Peña Nieto cuando dio marcha atrás y, engallado, dijo que a pesar de haberse despedido quería responder a lo del caso Atenco.
“Sin duda dejé muy firme la determinación del gobierno de hacer respetar los derechos del Estado de México. Tomé la decisión de emplear la fuerza pública para mantener el orden y la paz… los incidentes se sancionaron… la acción fue en legítimo derecho de usar la fuerza pública para restablecer la paz y el orden…”, dijo ante un auditorio repleto de hombres, mujeres y maestros.
El cinismo de Peña Nieto enfureció a los estudiantes, quienes en cartulinas le restregaron que ellos sí tienen memoria, que son estudiantes y sí leen.
Muchos de los universitarios se quedaron con la certeza de que ante alguna demanda ciudadana, el hoy candidato priista podría recurrir a la fuerza pública en caso de llegar a la Presidencia, como ocurrió en Atenco, donde una veintena de mujeres fueron vejadas y algunas violadas.
También recordaron los feminicidios en el Estado de México durante el gobierno peñanietista y decidieron, literalmente, correrlo de la Ibero.
Afuera, en el auditorio, los estudiantes no dejaron de gritarle “¡Asesino!”, y más tarde el grito se transformaría en una definición: “¡Cobarde!”
Y es que, acorralado por la persecución de los estudiantes, Peña Nieto aceleró el paso de un edificio a otro buscando una pronta salida.
“Sólo las ratas se van por las alcantarillas”, gritó una joven llena de rabia y frustración porque no pudo encararlo. Otros, como los que se lo toparon a la salida del baño de hombres, donde por unos minutos se agazapó, celebraron porque al fin pudieron decirle en su cara el grito que todos coreaban: “¡¡La ibero no te quiere!!”
La visita a la Ibero, el recibimiento, el rechazo, la escurridiza escapada cual Houdini, corrió como reguero de pólvora en los medios cibernéticos.
La dirigencia nacional del PRI, sus “jilgueros”, los seguidores de Peña Nieto, no pudieron ocultar lo sucedido. Mientras, en Youtube se daban a conocer varios videos que los estudiantes subieron velozmente a la red social.
El candidato del PRI le dio certezas a los estudiantes y reforzó lo que previamente, en el noticiero de Aristegui, había comentado sobre el uso de la fuerza, cuando dijo que no estaba bien fundamentada la denuncia ciudadana en contra de Felipe Calderón por utilizar la fuerza pública como al Ejército para atacar al narcotráfico.
Peña Nieto dijo que siempre, actuando legalmente, el Estado tiene la obligación de mantener la paz y el orden. Así lo estableció en el noticiero y así lo refrendó en la Iberoamericana.
Los chicos de la Ibero, a quienes en tono de chunga la sociedad en general se refiere, demostraron que saben escuchar y tienen claridad en lo que no quieren: otro gobierno que con la ley en la mano puede caer en excesos. Y que con el estandarte de presuntamente mantener la paz y el orden se dé pauta para vejar a una población indefensa.
Más inteligentes que los políticos, más frescos y más valientes resultaron los estudiantes de la Universidad Iberoamericana.
Pero también hay que decir que Peña Nieto mostró temple en un inicio. Aceptó finalmente acudir a un terreno que, por el recibimiento tan caluroso y amoroso hacia Andrés Manuel López Obrador, se veía hostil.
El ex gobernador mexiquense se atrevió pero nunca esperó que la magnitud del repudio sería de esa magnitud, y menos que le daría la vuelta al mundo vía redes sociales.
Los estudiantes de la Ibero le dieron a este proceso un giro de 180 grados; difícilmente la siguiente encuesta de Roy Campos podrá decir que Peña Nieto tiene 20 puntos delante de su siguiente competidor.
Difícilmente el rector de la UNAM, José Narro, se podrá negar nuevamente a proporcionar espacios para los candidatos, pues es lo mínimo que se esperaría de esa casa de estudios.
Hace algunas semanas, el candidato Andrés Manuel López Obrador pidió el estadio para hacer un mitin y el rector se lo negó. Sin embargo, las universidades privadas se mostraron más gallardas y pusieron su granito de arena para el debate libre de ideas.
Esperemos que la UNAM siga esos pasos.
Pero así como muchos quieren ver a López Obrador en la explanada de la UNAM, como en 1988 y 1994 lo hiciera Cuauhtémoc Cárdenas, así gran parte del electorado quiere ver a Peña Nieto, a Josefina Vázquez Mota y a Gabriel Quadri.
Las universidades son espacios para debatir, son terreno de la democracia, y ahora los estudiantes de la Ibero lo demostraron a todo el país, y sobre todo, a Peña Nieto a quien, por cierto, el viernes nadie le pidió una foto.
Y así como lo sucedido en la Ibero fue inédito, también lo es la convocatoria anunciada por las redes sociales para una marcha-protesta en el Zócalo de la Ciudad de México, con la que se buscaría expresar el rechazo ciudadano al candidato del PRI, Peña Nieto.
Los tuiteros están citando a lo que llaman “Primera marcha de información anti-Peña Nieto”, para el próximo sábado 19 de mayo, al mediodía.


La crónica detalle a detalle

Temeroso, con la sonrisa congelada e intentando fingir una tranquilidad que su rostro no denotaba, el aspirante presidencial del PRI-PVEM, Enrique Peña Nieto, salió –entre gritos de “¡la Ibero no te quiere, la Ibero no te quiere!”– por la puerta trasera de las instalaciones de la Universidad Iberoamericana.
Después de posponer en dos ocasiones su encuentro con los estudiantes, en el marco del foro Buen Ciudadano Ibero, Peña Nieto finalmente acudió a este centro de estudios, donde en principio fue tratado con respeto por los jóvenes universitarios.
Sin embargo, en la ronda de preguntas, los jóvenes no dejaron de reclamarle, en ningún momento, por los muertos de San Salvador Atenco, las vejaciones y violaciones contra una veintena de mujeres ocurridas en aquella represión policiaca, así como su alianza política con Carlos Salinas de Gortari o la corrupción en el Estado de México.
Los chavos de la Ibero, quienes días antes despidieran a Andrés Manuel López Obrador entre vítores y gritos de “¡Presidente, Presidente!”, se prepararon desde un día antes para no dejar pasar la ocasión y poder expresar su repudio a Peña Neto.
Es más, persiguieron al priista desde su escabullida del auditorio “José Sánchez Villaseñor” hasta su camioneta.
Desesperado, en su búsqueda de una salida que lo llevara hasta su vehículo, Peña Nieto apretó el paso, entró al edificio de Arquitectura pero, tras de sí, iba una larga estela de jóvenes que no dejaban de gritarle “¡Asesino, asesino!”
Los estudiantes acorralaron al exgobernador mexiquense hasta que éste pudo llegar al complejo de los edificios “P” y “Q”, donde se ubica Radio Ibero.
La persecución lo llevó a los extremos y, en un intento desesperado por librarse de los inconformes, Peña Nieto se refugió por cerca de 10 minutos en el baño de varones.
El nerviosismo lo guió primero al sanitario de mujeres pero, al momento de abrir la puerta, uno de sus guardias le aclaró su equívoco y luego le franqueó el acceso a la puerta correcta.
Atenco, el detonador
Entre el repudio y la bienvenida, Peña Nieto llegó a la Universidad Iberoamericana cerca de las 10 horas; venía de salir ileso de una esperada entrevista radiofónica con la periodista Carmen Aristegui.
De inmediato, el candidato presidencial se dio cuenta del ambiente hostil con que era recibido; en primer lugar, la entrada principal estaba bloqueada por un nutrido grupo de señoras que buscaban exponerle que desde 1985 les habían quitado sus tierras en Cuajimalpa para edificar grandes consorcios y zonas departamentales.
El primer escollo lo libró de manera fácil, pues el personal de la universidad le abrió la puerta número 9 para que entrara, sin embargo, al momento de pasar por un costado de la explanada que lo llevaría al auditorio, –y por donde pasó antes López Obrador y hará lo propio el 4 de junio Josefina Vázquez Mota, candidata del PAN–, el priista fue recibido con gritos de “¡Fuera, fuera, fuera!”, a la par de “¡Peña, Peña, Peña!”, que lanzaban jóvenes egresados de la institución.
Engallado, Peña Nieto dijo que en lugar de utilizar sus 40 minutos para exponer sus ideas, haría uso de sólo 20 y poder así dar más tiempo a sesión de preguntas.
Tenía ante sí un auditorio repleto de estudiantes, una buena parte del cual fue copado por jóvenes que portaban una camisa roja, lo que los identificaba como afines al candidato presidencial.
Desde las 7:30 horas los muchachos se formaron para ingresar al auditorio; pasadas las 8:45, arribó al lugar parte del equipo de Peña Nieto, quienes repartieron “un peluquín tipo copete” de hule suave para que quienes desearan se lo colocaran en señal de apoyo al candidato priista.
Pero no sólo eso, estudiantes de la carrera de Diseño Industrial narraron cómo “uno señor de traje gris –que luego identificaron en los videos que tomaron– les ofreció 250 pesos a cambio de que no hicieran preguntas incómodas”.
“Otro sujeto que estaba junto al señor de gris, le decía lo sorprendido que estaba porque AMLO jaló más gente. Y el otro le respondía: ‘No puede ser’. Luego daba órdenes para que verificara quiénes traían pancartas y trataran de mantenerlos tranquilos”, narró una estudiante de Diseño Industrial.
Pero nadie aceptó los 250 pesos, pues aunque al inicio las preguntas no fueron incómodas, las realizaron de tal manera que evidenciaron parte de la ignorancia de Enrique Peña Nieto.
Por ejemplo, un joven preguntó: “¿Qué hará con la pobreza, los indígenas y las ‘anomias’? Peña Nieto inclinó un poco su cabeza en señal de desconocimiento, por lo que el joven, quien ya se había alejado del micrófono, regresó al lugar para explicarle que es la población que vive entre una comunidad y otra y carece de identidad, documentos y artículos de bienestar social, “por lo que muchas veces son utilizados para la trata de personas”.
La reacción del mexiquense detonó que desde las butacas surgiera un grito: “Pásenle un ‘tumbaburros’”.
Pero los jóvenes, finos en su estrategia, explicarían más tarde que el término también se refiere cuando una persona tiene trastornos de lenguaje que le impiden llamar a las cosas por su nombre.
Otro de ellos preguntó: “¿Cuál considera que es el motivo por el cual las encuestas formales lo ponen arriba y las informales abajo?”
Peña Nieto no respondió claramente, se salió por la tangente al decir que la metodología de las que lo ubican por encima de sus contrincantes “es conocida y está claramente probada”.
Una interrogante más fue por qué se vendía como un producto. Y mientras él evadía las respuestas, afuera del auditorio decenas de jóvenes que seguían la transmisión por una pantalla gigante gritaban:
“¡No queremos producto chatarra!”. No obstante, hasta ese momento los gritos no pasaban de “¡Fuera, fuera, fuera!” o la exhibición de cartulinas, en las que se advertía: “Soy prole pero tengo memoria”.
Más aún, en el interior del auditorio un joven de cabello crespo mostró una cartulina verde en la que se leía “Te odio”.
Y pareciera que esta fue la señal para que las consignas contra Peña Nieto en las afueras del auditorio se hicieran más rudas. En ese momento, mostraron una cartulina que, por su color, se distinguía de las demás, y en ella se leía: “AMLO”, con una m en forma de corazón:
“¡No queremos a un títere!” “¡Atenco no se olvida!” “¡La Ibero no vota EPN!”
A la par, las consignas fueron subiendo de tono: “¡Asesino, asesino!”, mientras otro grupo de jóvenes portaban pequeñas pancartas maquiladas en rojo, en las que se advertía: “Contigo hasta Los Pinos”, al tiempo que coreaban “¡Peña, Peña, Peña!”.
Sin embargo, la fuerza de sus voces era insuficiente ante la potencia de los gritos en contra del exmandatario del Estado de México.
El capitán Gustavo Cuevas, jefe de guardias del priista y que en todo momento se mantiene al lado del candidato, salió del auditorio para hablar con el resto de los guardaespaldas; el equipo comenzó entonces a evaluar la conveniencia o no de salir por el acceso principal del plantel.
En tanto, la diputada y coordinadora nacional de la Relación con la Sociedad Civil, Carolina Viggiano, esposa del gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, reclamaba a los estudiantes el trato hacia su candidato.
“Nosotros somos los invitados, lo único que quiero es que lo traten con respeto, y un solo simpatizante no puede venir a imprimir un sello negativo a esta universidad tan prestigiada”, alegó.
El comentario venía a colación porque un estudiante en particular era quien parecía dirigir los gritos de rechazo a Peña Nieto.
Surgida del grupo de activistas de Peña Nieto, una de las jóvenes aseguraba a los reporteros: “Pero si hay mucha gente que no es de la Ibero”. “¿Cómo quiénes?, muéstrelos. Pero no pudo.
Para ese momento los chicos Ibero sacaron una manta blanca, con letras negras y algunas pinceladas de rojo: “Atenco somos todos!”.
En el interior, los jóvenes reclamaban a Peña Nieto el que no estuviera “siendo claro en sus propuestas” o, perdón, pero “esa no fue la pregunta”.
Afuera, los jóvenes empezaron a sacar máscaras de papel con el rostro de Carlos Salinas y se las sobreponían en sus caras; adentro, cuestionaban a Peña Nieto si el modelo económico que impondría, de ganar, sería el mismo que el del expresidente (1988-1994), que inició con 50 millones de pobres extremos. O, por ejemplo, ¿qué se debe hacer con la corrupción en Coahuila?
Y una más, de llegar a la máxima posición de la administración federal, “¿qué garantía nos da de que no dejará un país como en el Edomex, con un primer lugar en delitos, homicidios, feminicidios y dos millones de pobres?”
Hasta aquí, Peña Nieto había podido sortear sin mayores complicaciones los cuestionamientos, sin embargo, cuando respondió que el caso Atenco fue una acción asumida para conservar el orden público, además de asegurar que se consignó a quienes violaron los derechos humanos, provocó una reacción inesperada entre quienes se encontraban fuera del auditorio, que para ese momento colmaban la plaza, escaleras y puentes entre edificio y edifico.
“¡Asesino, asesino, asesino!”, “¡Peña asesino! ¡Peña, asesino!”, fue el grito que se volvió uno solo.
De esta manera el priista concluyó así su participación, sin embargo, decidió no enfrentar a los estudiantes que afuera ya lo esperaban impacientes para gritarle en su cara: “¡La Ibero no te quiere!”.
El candidato presidencial, quien dice que lo mejor es hablar de manera directa con la gente, decidió salirse por una de las puertas laterales del auditorio, utilizada sólo por el rector de la Iberoamericana.
En una maniobra de distracción, varios reporteros que cubren la campaña de Peña Nieto se dirigieron al lado opuesto del auditorio, por lo que fueron seguidos por los estudiantes, bajo la creencia de que ahí encontrarían al priista.
Y las mujeres universitarias parecían las más ofendidas por la respuesta de Peña Nieto sobre el caso Atenco y, por lo mismo, empezaron a gritarle, “¡Cobarde, cobarde!”, “Sólo las ratas se van por las alcantarillas”.
Entonces Peña Nieto apareció en medio de la explanada y los jóvenes, al verlo, se fueron sobre él, por lo que el candidato corrió junto con sus guardaespaldas y el capitán Cuevas, quienes iban protegiéndolo.
El compacto grupo entró al edificio de Arquitectura, tomó el elevador y llegó hasta el departamento de Diseño Ambiental; ahí los guardias metieron al priista en el último cubículo, donde permaneció por unos 20 minutos.
“Luego salió de ahí, yo lo vi, tenía la cara como de espantado. Miró a toda la gente que lo esperaba abajo y en las escaleras; entonces se metió al baño de mujeres, pero uno de los que venía con él lo jaló y le abrió la puerta de hombres.
“Ahí estuvo encerrado como otros 10 minutos y, cuando salió, lo vi y le grite: ‘¡La Ibero no te quiere’!”, narró un joven estudiante de la escuela de Diseño.
En medio de las escaleras, Peña Nieto y todo su equipo de seguridad exclamaron: “No podemos salir, nos vamos a mantener un poco aquí”, narró uno de los estudiantes que cerca del grupo.
En ese momento el equipo de seguridad ideó un plan para escabullirse y evitar a los jóvenes: cerca de seis guardaespaldas corrieron a las escaleras simulando que ahí iba el candidato, se dirigieron hasta el sótano y ello provocó que decenas de estudiantes se fueran tras ellos.
Peña Nieto aprovechó la distracción y se fue del lado opuesto, pasó por el café Capelti, se dio tiempo de saludar brevemente a una guapa joven de vestido amarrillo y sandalias naranja.
La mujer contó después: “¿Cómo ves? Todavía me saludó y me dijo, ‘Adiós señorita’, pero iba con la cara descompuesta”.
Sin embargo, al salir del café, de nueva cuenta el priista se encontró con más estudiantes que no dejaron de seguirlo hasta su camioneta; iba ya literalmente corriendo, al tiempo que los jóvenes le gritaban “¡Cobarde, cobarde! ¡Asesino, asesino!”
Atrás, en el suelo, quedaba una de las improvisadas cartulinas: “No somos militantes, tampoco simpatizantes, somos estudiantes, no comerciales”.
La corretiza a Peña Nieto y el tiempo que invirtió para escabullirse le impidió llegar a su siguiente evento, programado en el club de industriales en la zona de Polanco, y mejor se fue a evaluar su participación en la Ibero, donde llegó engallado y debió al final salir por la puerta de atrás…
 
 
 
(Con información de Proceso.com.mx)

Lo más leído y comentado